sábado, 26 de diciembre de 2009

El fuego

He decidido acabar el año volviendo a los orígenes, porque la verdad es que andaba un poco descarrilada con el motivo principal de mi blog y quiero retomarlo con calma pero sin pausa para que sigamos investigando en la danza oriental.
Hoy dedico mi entrada al fuego en la danza árabe.
Mirando cositas por ahí, el artículo más completo y que más se ajusta a la "media" de las versiones que conocía, es este publicado por Samira Saida en AprendeDanzaOriental.com, que paso a copiaros literalmente para luego añadir mi opinión y mi experiencia.



"La luz de las velas y el candelabro son útiles para iluminar la oscuridad, y ha sido usado desde antiguo como metáfora para iluminar el espíritu, y como protección frente a los demonios y espectros. En Turquía hay una danza folclórica que se baila en las bodas que se realiza con bandeja donde se ponen velas. En Egipto encontramos una danza mucho más refinada donde la bailarina lleva un candelabro en la cabeza, y que se llama Raks Shamadan.

Esta danza se baila en las bodas, y es considerada de buen agüero para los novios. Es trabajo de la bailarina danzar con este pesado candelabro en la cabeza, intentando que no se balancee, que no se apaguen las velas y que no caiga cera caliente.
Las velas han tenido un lugar muy importante en los rituales practicados en Oriente Medio desde hace cientos de años. Como otros aspectos de la danza oriental, los orígenes de Raks Shamadan no son claros. En un principio se cree que las bailarinas de la corte del imperio otomano introdujeron esta danza en Egipto.

Originalmente el candelabro no tenía ningún armazón para ajustarlo a la cabeza, y las bailarinas del pasado practicaban durante años para perfeccionar esta técnica.
La "Zeffah al-arusah" es la procesión árabe nupcial y su ritmo principal es el "zaffa".
En Egipto la danza del candelabro juega un importante papel. Es tradición que al menos una bailarina dirija la procesión nupcial llevando el candelabro en su cabeza. Es habitual en nuestros días que la "Zeffah al-arusah" tenga lugar en un hotel donde se realiza el banquete nupcial.
En tiempos pasados era una procesión que recorría las calles para acompañar a la novia a su nueva casa. La luz del candelabro iluminaba el camino por las oscuras calles en los tiempos en los que aún no existía la electricidad, y las velas servían como anuncio de que se había celebrado una nueva boda.
Raks Shamadan entró en los escenarios egipcios eventualmente. De cómo fue introducido hay varias historias. Hay quien alega que la famosa Badia Masabni, dueña del famoso nightclub libanés, inventó la danza del candelabro para su espectáculo en el Casino Badía durante los años veinte. Otra historia cuenta que Shafiyva ci Koptiyya (famosa bailarina) creó esta danza, y que su alumna, Zouba el Klobatyva, fue la primera en presentarla con un candelabro con velas encendidas.

Nadia Hamdi es la reina egipcia de Raks Shamadan. Pertenece a la 5ª generación de bailarinas del famoso Mohammed Ali Street. Su abuela aprendió Raks Shamadan de Shafiyya el Koptiyya y Zouba el Kobatyya. Nadia baila como nadie esta danza; se desliza hacia el suelo muy graciosamente y levanta su pie hacia arriba, y todo mientras toca los zagats (crótalos) y llevando un gran y pesado candelabro sobre su cabeza.

Bailar con fuego haciendo equilibrio en la cabeza requiere práctica, experiencia y sentido común. El candelabro es uno de los accesorios que ofrece más drama a la actuación. Esto es debido a que una llama encendida conlleva un potencial peligro, y equilibrar el candelabro en la cabeza no es nada fácil. En Egipto se puede ver bailar esta danza con vestido largo de folklore o con el típico dos piezas de danza oriental. También observaremos, que tal como hizo Nadia Hamdi, las bailarinas tocan sus zagats mientras bailan con el candelabro."


Hace tiempo que publiqué una entrada respecto a lo que yo denomino "Bailarina Orquesta", . A este tipo de bailarina el fuego le produce una atracción que raya en la obsesión, ya que el fuego, implica peligro y dificultad, así que introducir "algo" encendido en una pieza de oriental las vuelve locas. Yo rezo para que con tanto exceso de fuego, nunca les suceda que terminen ellas prendidas y entonces si que armen un buen show.
He leído mucho sobre el tema y veo que hay una corriente común que coincide en el origen de esta danza como raks shamadan. Con el tiempo, me imagino que no todas las bailarinas tenían acceso a un candelabro preparado, y decidieron no prescindir del elemento fuego en la danza y lo simplificaron con velas.
Aquí hay un amplio repertorio de versiones, consejos, técnicas y demás.
He consultado con mis maestras en diferentes ocasiones y todas han coincidido con la opinión que yo ya tenía y que paso a plasmar.
El fuego por su alta peligrosidad y difícil manejo, implica tener una gran técnica y horas de práctica para moverlo con elegancia y eficiencia y así lograr el efecto deseado sin prenderte a lo bonzo. Como tal, no sirven los trucos de baratijo para salvarte de quemarte o ayudarte en el manejo.
Yo siempre uso unos vasitos en los que la vela encaja perfectamente, muchas veces derrito cera para pegarla al fondo y ganar seguridad. Utilizo músicas de ritmos lentos y procuro moverme de igual manera para que no se me apaguen. Uso las palmas de las manos completamente planas, lo que le añade dificultad y a veces deslizo el vasito hacia las puntas de los dedos para sujertarlo en los movimientos más grandes y peligrosos.
Conozco bailarinas que usan velas especiales, o combustibles diseñados por magos para que la vela no se apague aunque queme igual.
También hay mucha gente que baila con las velas directamente, sin vasos ni nada de nada. Lo que me parece impresonante por el peligro de quemarse con la cera.

Ahora vienen los trucos a los que me refiero y que muchas de mis profesoras ni se creían cuando se los comenté:

- Copas de cognac. Son copas de pata corta, en las que introducen la vela de la misma manera que en los vasitos, pero...deslizando la pata de la copa entre los dedos ganando en sujección y siendo ésta apenas perceptible por el espectador. Por tanto la dificultad del equilibrio se esfuma, dejando solo lo artísitico del fuego en la danza.
- Cuando se baila con bandeja y velas, he visto hacerse unos turbantes o gorros muy monos con la parte superior casi plana, lo que hace desaparecer por completo la forma ovalada de la cabeza donde sucede, de nuevo, el equilibrio.
- Y la trampa más tramposa de todas, son las velas de bombilla y batería, que aunque son pocas las que he visto.....LAS HE VISTO!!!!! y eso es tremendo.

Yo pienso que sea cual sea el elemento que quieres introducir en tu baile, debes practicar mucho, consiguiendo seguridad en ti misma y en el manejo del mismo, creando así un halo de espectacularidad que seguro que al público lo dejará extasiado.
Desde luego no soy ninguna autoridad en este tema, como insisto siempre, pero intento hacer las cosas de la manera que mis maestras me han enseñado, y que a su vez ellas aprendieron de las suyas, y así sucesivamente...es una herencia que pienso que se debe transmitir, asegurándonos así de que la danza mantenga su dificultad y que se separe el polvo de la paja. Porque sinceramente los trucos anteriores están al alcance de mi primo de 4 años y no tiene ni idea de danza oriental.

Me encantaría saber vuestra opinión acerca del fuego en la danza.

4 comentarios:

Jadeh dijo...

Yo a lo máximo que me he arriesgado hasta ahora es con las velas en vasitos preparados para ellas... y la verdad es que a pesar del tiempo que llevo intentándolo nunca se me quita el miedo, ls tengo mucho much respeto y no me gusta arriesgar demasiado... pero poco a poco lo voy intentando. Llevo un tiempo queriendo probar el candelabro, y cuando lo haga espero que no salga la sala con un incendio de marca mayor!! jejeje

muchas gracias por la info! :D

Âttara dijo...

A mi sinceramente no me llama nada la atención y salvo alguna chica que haya llegado a ver por internet... yo tiro más a la modalidad sin elemento :) Me gusta mucho más... o los crótalos, en su defecto. Besos guapa!

Nemo my name forever more... dijo...

Hola, soy una seguidora de tu blog, de México. Llevo un par de años con la danza árabe y hasta ahora he usado las velas en un par de ocasiones. Siempre practico primero con las velas apagadas para asegurar los movimientos y así, a la hora de prenderlas tenga bien ensayado el movimiento de las mucñecas y de las manos. Uanuqe debo aceptar que en mi última presentación use (junto con mis compañeras de grupo) las velas de bombilla (por que el teatro nos prohibio usar las velas encendidas) y, auqnue es mucho más seguro y sencillo, se pierde completamente la magia del momento y no es la misma sensacion de nervios y de emocion que siempre acompañana una presentacion.
Jejejej, bueno, despues de mi extenso comentario sólo me queda decirte que admiro mucho tu trabajo y que ojala sigas como hasta ahora

Feliz danza
Lore

Laial Farah dijo...

Gracias a todas por los comentarios.
Está claro que influye mucho tus gustos como bailarina para tomar un elemento como las velas, como bien ha dicho Áttara, a ella no le gustan.
A Jadeh le da respeto como a mi a pesar de la práctica, y yo solo he hecho una vez caldelabro en mi vida y fue durante mi formación profesional en Madrid. El candelabro estaba apagado que si no, me convierto en una amenaza pública, jajajajaja. Es muy difícil la verdad, pero no hay nada que la paciencia y la práctica no te hagan alcanzar el objetivo.
Lore. Pues no sabía que me leían desde tan lejos, me complace oír gente del otro lado del charco contribuyendo en este rinconcito.
Es cierto lo que dices que hay teatros es los que está prohibido el fuego y obviamente ahí no digo yo una palabra más alta que otra porque son requerimientos por medidad de seguridad. Pero las bailarinas que sin esas peticiones lo hace por comodidad sigue siendo culpable de vaga y cómoda, jejejeje
Mil gracias a todas por vuestras contribuciones, poco a poco generamos un lugar donde exponer nuestras opiniones sobre danza oriental.
Un besooo y feliz 2010 a todas!!!!