viernes, 2 de enero de 2009

Las 12 cosas que no me gustan en la danza oriental



Llevo tiempo dándole vueltas a las cosas que no me gusta ver en la danza oriental. Como siempre son opiniones personales que no aluden a nadie en concreto y que al no ser yo ninguna autoridad en el asunto pues que da un poco igual.
Al fin y al cabo es solo una reflexión escrita acerca de lo que no me termina de agradar en las actuaciones que veo por ahí.

1. A nivel técnico: el exceso de cambrés "eseñatetas". Me resulta de mal gusto hacerlo de espaldas al público enseñando canalillo. Si la bailarina quiere mostrar la sorprendente flexibilidad de su espalda lo puede hacer de perfil que queda más elegante y se aprecia aún más.

2. El uso excesivo del pelo tipo "zaar". Todas sabemos que el ritmo AYOUB te predispone un poco a este tipo de movimiento (y más aún si va ganando velocidad) pero un exceso aburre y da la impresión al público no entendido,de que a la bailarina le ha dado un ataque a lo "niña del exorcista".

3. La elevación de las piernas como en el clásico en forma de patada. Tengo la sensación de que no pega mucho y me resulta chocante en general, demasiado para una percusión y menos aún para un clásico egipcio.

4. Mirarse contínuamente mientras se baila. Me enoja porque parece que no quieran bailar en público y se miran para no pasar la vergüenza de saber que la audiencia la observa. Supéralo y luego baila.

5. Me enfurece la falta de sentido estético. El ir elegante no está necesariamente ligado a gastarse la pasta gansa, como muchas veces he demostrado en mi blog con el "Hazlo tú misma". La imagen es muy importante para atraer al público. Si vas linda la gente mira más lo que haces, es cruel, pero es la verdad. Lo mismo el pelo y los complementos. Una pinza en el sitio idóneo (Ej: fleco) seguro que deja tu mirada más al alcance del público y ganas en expresividad.

6. La falta de compromiso con lo que se baila. No es lo mismo bailar bastón que hacer una pieza de percusión. Los estilos folklóricos requieren un poco de investigación para representar pasos que pertenezcan al estilo que se baila así como el atuendo y la música. Creo que es la cultura de un país que hay que respetar y dedicar un tiempo a entenderla y tratar de ser fiel a la realidad en la medida de lo posible cuando bailamos. He visto extrañas mezclas con músicas modernas, vestuarios imposibles y pasos de lo más cabaret en un saaidi.

7. Las fusiones peregrinas que diluyen el oriental en un mar de influencias de otros bailes. Esto termina por asfixiar la danza original hasta el punto de no reconocerla.

8. La inexpresividad de la bailarina es una enfermedad. Aquel que no transmite nada con su rostro y con su cuerpo es como si estuviera muerto. Me incomoda hasta el punto de levantarme y marcharme.

9. El uso del suelo en las coreos queda bien si se sabe bajar y subir con elegancia. Si el trabajo de suelo no requiere espatarrarse con una falda (cosa nada agradable)está bien. Soy fan de la gente que hace suelo porque como a mi me cuesta la vida hacer una pequeña secuencia, admito y admiro la dificultad que entraña, pero...las connotaciones sexuales que me han explicado que tiene ese elemento en los países árabes,...uff...pues me tira para atrás hacer algo que para alguien puede resultar obsceno a sabiendas. Bueno...que para gustos, colores.

10. Hace poco ví un vídeo de una bailarina y me sentí super mal y con cierta aprensión. Pensé seriamente que la chica padecía alguna enfermedad que le producía espasmos incontrolados y explosiones de humor que la conducían a bailar como si estuviera en plena crisis muscular. Luego investigando supe que no padece de ninguna dolencia, simplemente baila así. Sinceramente al entender ese punto no pude sino reírme de mi estupidez al pensar que tenía algún problema físico. Hay bailarinas que no miden la energía y aparentan precisamente eso.

11. Lo que yo llamo "Bailarina Orquesta" en recuerdo a aquellos hombres orquesta que tocaban simultáneamente 18 instrumentos accionados con ingeniosas cuerditas. Para mí son aquellas bailarinas que en una pieza de no más de 4 minutos te meten velas, velos y dobles velos, alas de isis, sable, percusión y la rana cantando debajo del mar. Parece que se pasó de moda lo sencillo y elegante y ahora impera el modelo de "cuanto más y peor: mejor". Debo decir que hay piezas de lo más original y de perfecta ejecución, pero la gran mayoría resulta como volutas de humo, vacías y sin pasión.

12. A nivel moral, la falta de ética es algo que me puede. Creo que la bailarina debe alcanzar la excelencia en su danza, en su enseñanza y en su persona. Ser honorable consigo misma y con los demás. Lucho cada día por cumplir esa premisa.

11 comentarios:

Jeannette dijo...

Excelente artìculo.Entre por primera vez a esta pàgina y me encuentro con una MAESTRA que le dice al pan pan y al vino vino. Aunque solo mencionò 12 items, se quedan por ahi unos cuantos,como la mano que se queda en el cabello como si saludaran al sargento mayor,y las que no se miran a sí mismas sino al piso. Y que decir de las profesoras que desean meter las 500 alumnas dentro de una coreografìa donde su familia haciendo alarde de su niña ha ido a verla en una clausura,no la ve nadie.Esto sin contar toda la tècnica que se reservan estas mal llamadas maestras de la danza del vientre, que lo unico que merece quienes conocen tan bello arte, es solo:RESPETO por su sacralidad,donde mas de uno confunde sensualidad con sexualidad. Un Abrazo.Yarem

Laial Farah dijo...

Pues si, tienes razón, faltan puntos por mencionar. Lo bueno es que hayas hecho este comentario para que dejen constancia como parte del post que he redactado.
Mi única intención es plasmar por escrito las opiniones que me cruzan por la cabeza cuando veo actuaciones de danza oriental.
Muchas gracias y un abrazo,

Laial Farah

Indotari dijo...

Pues estoy de acuerdo contigo en bastantes cosas, aunque en otras no mucho. Como creo que esta entrada puede dar pie a un buen debate, te ofrezco mi opinión.

El primer punto, los cambrés. Estoy de acuerdo en que no siempre quedan bien. Pero no por "enseñatetas", que es secundario, sino por que al hacerlo se queda la cara muy rara, con los ojos mirando para arriba pero al revés, y además la expresión de dolor/concentración.

El punto dos, totalmente de acuerdo. Alguno suelto puede estar bien (si eres capaz de dominar el pelo y que no se te alborote mucho), salvo que realmente estés bailando un zaar, en cuyo caso el público será entendido (yo si no no lo haría) y no habría problema.

En el punto tres no estoy de acuerdo. Si la bailarina tiene formación en clásico y sabe hacerlos bien (no como un karateka, a no ser que sea esa precisamente la intención), me gustan.

Punto cuatro. Completamente de acuerdo, aunque a veces incoscientemente me pasa (sobre todo cuando hago algo tecnicamente dificil), pero sé que es algo que hay que superar.

El punto cinco no lo he entendido muy bien, pero supongo que te refieres a que uno no puede salir a un escenario como si acabara de levantarse, sino con "buena presencia" (como en cualquier trabajo de cara al público).

En los puntos seis y siete no estoy de acuerdo. La danza es un arte vivo, y como tal evoluciona. Se fusiona y experimenta, y unas veces sale bien y otras no. Claro, que uno tiene que saber qué está haciendo.
Si yo quiero bailar (por poner un ejemplo disparatado) un tema de de Om Koltoum con bastón, no por ignorancia, sino porque me da la gana y quiero probar como queda, creo que eso debería juzgarse por el sentido estético, no por "eso no se hace porque no es así, y punto. A la hoguera".
Otra cosa es que yo pretendiera vender el ejemplo anterior como un saidi genuino.

Punto ocho, de acuerdísimo.

Para el suelo estoy de acuerdo en que hace falta mucho entrenamiento para hacer algo decente, y que no se pueden hacer cosas a medias (o se hace bien, o se hace espantoso, esa es la verdad). En lo que no estoy de acuerdo es en el tema de las "connotaciones sexuales" que tiene la danza en suelo (y en general esta danza). ¿Acaso tengo yo la culpa de que quien ve mi danza sea un pervertido que solo vea sexo en lo que solo es movimiento? ¿Entonces por qué no nos ponemos un burka y nos quedamos quietecitas? Porque el que quiera ver sexo lo va a ver incluso así. Tema delicado.

El tema de bailarina orquesta, te doy toda la razón. Incluso añadiría esas veces en las que hay un elemento (generalmente velo, alas, voi, o fanveils) y la bailarina se centra en él y se olvida de bailar.

Y el tema de la ética, no solo ocurre en esta danza, ocurre en el resto de la vida, que siempre hay "trepas".

Un saludo, y feliz 2009

Laial Farah dijo...

Gracias por aportar tu punto de vista.
Es muy útil saber las opiniones de mucha gente para ver las cosas de diferentes ángulos. Esto termina por enriquecer la danza en general.
Espero que se cree un bonito debate a partir de este post.
Saludos.

Yarem dijo...

Debo aclarar que no me referì a tècnicas,conozco la danza folklòrica de Arabia y solamente me agrada èsta por su pureza y ausencia de mezclas; me refiero entonces en general a lo que tampoco me agrada y que existe alrededor de la danza del vientre.Un abrazo. Yarem

Anónimo dijo...

Supéralo y luego baila?¿
estoy deacuerdo pero,no creo que seas la persona más apropiada para dar este consejo tan enfurecido,predica con el ejemplo.

Laial Farah dijo...

Como bien he dicho, son mis opiniones personales y no vinculan a nadie.

Al anónimo:

Yo no estoy dando consejos a nadie, he plasmado lo que opino y punto. Si alguien se quiere sentir aludido es su problema. Aparte no estoy enfurecida, ¿¿cómo me voy a enfurecer con algo que no me concierne?? Yo me preocupo de no representar en mi baile las cosas que no me gustan, los demás que hagan lo que quieran.
Y la otra es que yo no me miro mientras bailo. Miro al público, miro de reojo por donde piso y nunca me invade la timidez o la vergüenza porque esté bailando.
Así que...si lo quieres ver de esa manera, sí que predico con el ejemplo de algo que siempre me ha molestado ver en otras bailarinas.

Naida dijo...

A mí lo que me molesta mucho es ir a un Restaurante y ver que muchas sólo se dedican a enseñar la pechonalidad cuanto más mejor, y eso es trampa porque bailamos desde los pies. Además he hablado con personas que cada vez que les digo lo de los trajes ya se imaginan algo en plan leona y vamos...quien de verdad sabe bailar da igual que esté enrollada en una alfombra de arriba a abajo porque los movimientos se dan a conocer por si solos.

Claro que supongo que cada una baila con un motivo...o como diría Shokry Mohamed, la bailarina...baila para ella misma.

Shaabia dijo...

Tienes un premio en mi blog, cuando quieras pásate a recogerlo.
Besitossssssssssssss

Kamra dijo...

Hola guapa.

Mi opinion:

1. Cambrés, creo que en un momento determinado pueden quedar bien, teniendo en cuenta el físico de la bailarina, y su flexibilidad yo por ej. no me gusta hacerlos por mi volumen pectoral (je, je, aunque quedan bien y hago algunos de perfil.

2. uso del pelo tipo "zaar". Claro todo con moderación que si no parecemos como tú dices "niña del exorcista".

3. La elevación de las piernas a mí me gusta más sin tanta elevación, más a tierra.

4. Mirarse contínuamente mientras se baila. Me gusta concentrarme en el baile para disfrutarlo, y cuando estoy con nervios miro al infinito.

5. Falta de sentido estético. La verdad es que cuando empecé hice el canelo gastándome un pastón en trajes y con el tiempo he aprendido que no hace falta gastarte tanto dinero para ir elegante y acorde con el tipo de baile que estás interpretando.

6. La falta de compromiso con lo que se baila. Para poder bailar una pieza concreta creo que simpre es necesrio tener una base histórica. Mi opinión es que estamos representando, no sólo es oir una música y hala a moverse

7. En cuanto a las fusiones, si se hacen con respeto, es bueno, la danza está viva y como la vida, evoluciona, pero lo ético es aclarar que se trata de una fusion de tal y tal y no venderlo como puro.

8. La inexpresividad de la bailarina, en ocasiones se vé a bailarinas con una buena base técnica pero que no llega al público. Creo que la bailarina transmite si se mete en la música si la siente en su interior si la hace suya.

9. El uso del suelo en las coreos, queda genial si te sale bien.

Con respecto a lo que dices de las connotaciones sexuales que tiene ese elemento en los países árabes pues la solución es sencilla si tu público es árabe o de ascendencia árabe, por respeto a ellos y para no sentirte incómoda, no lo haces y ya está.

10. Bailar con la energía que te pide la música y no que vaya la bailarina por un lado y la música por otro. Aunque hay que tener en cuenta que en un momento de nervios puedes perderte

11. "Bailarina Orquesta", muchas cosas distrae la atención, yo también prefiero lo más sencillo.

12. La falta de ética. En todos los sentidos de la vida hay que ser honesto pero la sociedad no va por ese camino. En el mundo da la danza creo que debes ser honesto, humilde y respetuoso con los demás y contigo mismo.

Besos lunaticos

Tienes un regalito en mi blog.

Laial Farah dijo...

Gracias Kamra y Naida por opinar en este post, me ha dado qué pensar vuestras opiniones y ahora veo algunas cosas de distinta manera.
En general agradezco todos los comentarios y opiniones porque añaden luz a la visión que tengo sobre determinadas cosas.
Gracias por tomaros vuestro tiempo en escribir en mi rinconcito.
Muchos besitos.