martes, 19 de mayo de 2009

A sudar la gota gorda



Estos días en los que empieza a hacer calor es normal que se sude más. No es que sea un descubrimiento asombroso pero me hizo recordar algo que me dijeron hace tiempo.
Según la Real Academia de la Lengua (R.A.E) la definición de sudor es:
Líquido claro y transparente que segregan las glándulas sudoríparas de la piel de los mamíferos y cuya composición química es parecida a la de la orina.

Más información acerca del sudor:
Cuando hace mucho calor, sudamos para enfriar el cuerpo y eliminar las sustancias tóxicas. La cantidad de sudor que excretamos en un día es variable, aunque normalmente la cantidad aproximada es de medio litro.

El sudor es un líquido claro, de gusto salado, compuesto por agua y sales minerales. La cantidad y composición del sudor no siempre es la misma ya que está regulado por el sistema nervioso.

El sudor se produce en las glándulas sudoríparas, que están situadas en la piel de todo el cuerpo, especialmente en la frente, en la palma de las manos, en la planta de los pies, en las axilas... Luego, sale al exterior a través de unos orificios de la piel llamados poros.
Estas glándulas pueden considerarse una sucursal de los riñones, los cuales no siempre pueden hacer frente a la necesidad de expulsar todo el ácido úrico que se produce en los diversos órganos.
Qué tanto suda una persona depende de cuántas glándulas sudoríparas tenga. Una persona nace con aproximadamente 2 a 4 millones de estas glándulas, las cuales comienzan a volverse totalmente activas durante la pubertad. Las mujeres realmente tienen más glándulas sudoríparas que los hombres, pero las glándulas de los hombres son simplemente más activas.
Dado que la sudoración es la forma natural del cuerpo de regular la temperatura, las personas sudan más cuando hace calor afuera. Las personas también transpiran más cuando hacen ejercicio o en respuesta a situaciones que las ponen nerviosas, furiosas, avergonzadas o temerosas.
Fuentes: RAE, Enciclopedia médica de Internet.

Ahora estaréis pensando que me he vuelto loca. Pero no.
Hace tiempo oí que una profesora difundía la teoría de que en clase de danza oriental nunca se debe sudar, ya que es un arte y el sudor y el arte no son muy amigos.
También insistía en que ver a una bailarina oriental sudando en un show era horrible y le recordaba a las strippers.

Desde ayer le voy dando vueltas al tema y según la información que he podido encontrar, el hecho de no sudar resulta peligroso para el cuerpo porque te sobrecalentaría en exceso con riesgo de freirte el cerebro. La sudoración excesiva (se refiere a aquella que sin estímulo previo, se produce en exceso) tampoco es buena, pero sudar cuando se hace ejercicio es normal. Estoy de acuerdo en que ver a una bailarina empapada en sudor durante una hora, pues en fin, rompe un poco la imagen de glamour. Pero si se suda, entre pase y pase, se tiene una toalla y se seca uno el sudor como los tenistas y listo.
Yo soy de las profesoras que hace clases para sudar, para hacer un ejercicio progresivo que acabe intensamente y que te sientas realizada al acabar. En mis shows lo doy todo en el sentido físico y personal y tiendo a sudar bastante, pero con mi amiga la toalla voy tirando bastante bien.
Así que yo contesto a esa teoría de la profesora anti-sudor.
Prefiero que mi cuerpo funcione bien, liberando toxinas, regulando su temperatura de forma natural y disfrutando de la sensación de ser un ser vivo, que preocuparme en tapar mis poros con cantidad de productos químicos y maquillaje que impidan a mi cuerpo ser lo que es. Estéticamente ya le he puesto solución, así que la teoría me parece un fiasco.

Si te ocurre como a la mayoría de la gente que sudamos, suple el líquido perdido bebiendo mucha agua o bebidas isotónicas que reemplacen las sales minerales perdidas durante el ejercicio. Si te encuentras mal por el calor, siéntate y respira profundo.
Un truco para aliviar el calor, es poner la cara interna de la muñeca bajo un grifo de agua fría, enseguida recuperas la temperatura normal. Es muy eficiente este consejito
¿Qué opináis?

5 comentarios:

N e j s r e t dijo...

Opino:

- que cuando salgo de una clase que me ha hecho sudar la gota gorda me siento feliz;
- que cuando veo a una bailarina y me gusta, lo que menos me preocupa es si suda;
- que he sufrido un golpe de calor porque mi cuerpo no sudaba (llevaba 2h jugando al padel a las 3 de la tarde y no sudé ni gota ¿?) y lo pasé realmente muy mal; es muy peligroso y te puede causar la muerte, porque como dices, se frie el cerebro;

Si el sudor no huele mal no me importa. Lo feo es el mal olor. Un sudor de una persona con una buena higiene no es desagradable.

N e j s r e t dijo...

¡Ah! Y un consejo para bajar la temperatura: humedecer una pequeña toalla con agua muy fria y ponerla sobre la frente y las sienes.

marta dijo...

Hola guapas, a ver que os cuento una cosita:

Uno de los momentos más espectaculares de Antonio Gades en el escenario era cuando hacía giros, el sólo, con los focos en contraluz y se veían las gotas de sudor salir disparadas de su pelo, creando una imagen en la que se conjugaba esfuerzo y arte. Una maravilla, vamos.

No hay arte sin trabajo y en la danza el trabajo se hace con el cuerpo. De modo que una bailarina que no sude, o tiene un problema de salud o no se está esforzando todo lo que debiera (bueno esto es un poco exagerado, vale)

Es como pedir a una atleta que no sude... Detrás de esa idea de esconder la realidad corporal lo que subyace es un viejo prejuicio anglosajón por el que los fluidos corporales deben ser ocultos, como si no existieran o algo así.

Recordad que nosotros somos mediterráneos y que en la cultura romana, a la que todos debemos una enorme parte de nuestra personalidad, una cuestión que ahora tenemos tan privada como el cuarto de baño, era pública, absolutamente pública. Vamos, tan pública como que las letrinas eran colectivas y la gente acudía allí a pegarse un ratuco de charleta mientras procedían con su tránsito intestinal:
Museo de las termas de Caesar Augusta
(hay que bajar a la mitad de la página más o menos para verlo)

De modo que reivindico el sudor asociado al esfuerzo de la danza, que con la adecuada higiene no tiene que ser molesto, porque forma parte de nosotros.

Nejsret, el truco que dices lo usamos mucho las mamás con la fiebre infantil, usando ula toalla con agua fresca. Es una manera de ayudarles a bajar la temperatura muy recomendable para que el contraste no sea violento.

Un besito

Laial Farah dijo...

Nejsret: Coíncidimos plenamente en opiniones. Muchas gracias por aportar tu granito de arena.
Marta: Qué interesante todo lo que escribes!!!!.
La verdad es que argumentas mejor muchos aspectos de mi entrada.
Me encanta, ya que las aportaciones a los post son las que enriquecen el tema a tratar y hace valorar muchos aspectos diferentes.
Mil gracias de nuevo y esperemos que la gente entre en razón respecto al aire acondicionado.

Cynara dijo...

Si estás haciendo un espectáculo y sudas si que se pone feo.
Distinto es en la clase y es muy sano.

Para las que bailan en público buscar telas que no cambien de color, forrar con algodón, y en lo posible tener un ventilador en el camerino para secarse entre entrada y entrada.