martes, 19 de mayo de 2009

20 de Mayo: Día Internacional del Pañuelo de Monedas o Caderín



Arriba mi pañuelo más usado actualmente, tengo varios de ese estilo.
Abajo mi primer pañuelo de monedas que aún conservo, amarillo fuerte con monedas plateadas.



Compañeras de danza, mañana día 20 de Mayo de 2009 proclamo el Día Internacional del Pañuelo de monedas o Caderín, por su labor incansable y humilde al lado de la bailarina oriental.
Me surge la idea por la colección de pañuelos de monedas que encontré el otro día mientras buscaba otra cosa en mi armario oriental. La verdad es que ya no los uso por diferentes motivos, pero no dejo de reconocer su encomiable tarea y su resignado silencio tras años de servicio al lado de la bailarina oriental.

Ese rectángulo alargado de gasa, profusamente decorado con monedas metálicas y que tantas veces nos ha hecho disfrutar.
Lo que sentiste al oírlo sonar por primera vez cuando hiciste correctamente un golpe de cadera. La sensación de seguridad que te da ese simple objeto cuando bailas.
Desde los cutrepañuelos del chino hasta los fantásticos triángulos gigantes de Egipto. Todos, cumplen su labor al lado de aficionadas y profesionales.
A pesar de que pierden sus monedas y bolitas y desaparece su glamour porque un punto se escapó y cada vez que te mueves suena el clink clink de cosas que se caen al suelo. A pesar de que alguna vez te has clavado hasta el alma esos abalorios decorativos mientras bailabas o te has arañado con una moneda doblada, los quieres y aprecias.
Seguro que los quieres tanto que has guardado lo que se ha caído para, en algún momento, restaurar tu amado pañuelo o hacerte algo nuevo con esas monedas perdidas y las guardas en una cajita que permanece a la espera en algún lugar de tu casa.

Recuerdo haber asistido a algún intensivo con grandes estrellas, donde se prohibió este tipo de caderín por el peligro que entraña bailar cual faquir en trance cuando tratas de seguir una explicación y no miras al suelo.
Yo nos los uso por eso y por el ruido que generan. Mis alumnas ya generan bastante sonido como para encima ponerme yo, jajajaja. Los que uso son los de pedrería de cristal. Son muy bonitos, brillan mucho y duran mucho más tiempo.
Os animo a que desempolvéis el primer pañuelo que usastéis para aprender danza oriental, si es que aún lo conserváis y a las blogueras que os apetezca, le hacéis una entrada para hacerle un homenaje. Sería divertido ver qué tal siguen después de tanto tiempo.
Las que no lo tengáis a mano, podéis poner vuestro pañuelo favorito.

En fin, ahí va mi homenaje a algo que considero de gran utilidad y que no tiene el reconocimiento que se merece en la esfera oriental. Cualquier cosa es poca para reconocer ese grandioso sentimiento que nos genera la primera vez que nos vemos en el espejo ataviadas con tales prendas.
Y eso hay que reconocerlo en un día como este, corred la voz, hay que celebrarlo.

2 comentarios:

Chayo dijo...

¡¡¡¡¡Qué viva este díaaaaa!!!!!!;)

Kamra dijo...

viva del día del pañuelo!


Bssssssssssss